Las incrustaciones


Las incrustaciones son empastes (rellenos) emitidos en el laboratorio dental. Este tratamiento es un método tradicional de la restauración de los dientes y ofrece la posibilidad de resolver una problema más grande del diente o de completar las grietas.


Las incrustaciones dentales están representadas de inlays y onlays.


Inlay es una pieza de reconstrucción dental necesaria para reparar a 1-2 paredes del mismo diente, de los cuales uno oclusal y otro interdental. La incrustación Inlay tiene el mismo color con el diente, por lo que no se observan diferencias, el resultado siendo satisfactorio.


Onlay repara una pared vestibular del diente y cubre entre 2 y máximo 4 paredes del diente. Tiene una destinación diferente desde incrustación Inlay, siendo más fuerte y más grande como la superficie. La incrustación Onlay es conocida como la corona parcial porque cubre una superficie mayor, pero no del todo como las coronas dentales.


Estos tratamientos son los preferidos por los pacientes para reemplazar los empastes antiestéticos porque imitan el color del diente natural. En algunos casos, la incrustación asegura la protección de los tejidos dentales dejado atrás de la eliminación de la caries.


Con una serie de ventajes presentadas en este artículo, dependiendo de los problemas que los tenéis, el médico odontólogo puede apelar al este tratamiento y ofreceros resultados visibles y satisfactorios.